Ejercicio Físico

Mantener un estilo de vida saludable tiene beneficios para todos. Si padece enfermedad inflamatoria intestinal llevar una vida sana también puede ayudar a controlar los síntomas de su enfermedad.

Mantenerse activo, incluso durante el brote, es bueno física y psicológicamente. No debe utilizar los síntomas como excusa para no poder hacer ejercicio, cada uno sabe en qué momento que ejercicio o no puede hacer.

Como sabemos el estrés tiene una influencia determinante en el empeoramiento o aparición de un brote de la enfermedad inflamatoria intestinal, el ejercicio puede ayudarnos a controlar ese estrés, además de que produce analgésicos químicos de forma natural en el organismo. Lo importante al principio no es la intensidad, sino ser constante, hacer que sea un poco cada día, y tratar de disfrutar el momento. Otra forma de controlar el estrés es aprender a relajarse, con ejercicios de meditación, relajación, yoga.

 

CONSEJOS

 

  • No es necesario que participe en actividades muy intensas para ver los beneficios.
  • Las actividades menos intensas, se pueden practicar muchas veces en el propio domicilio, como estiramientos, tonificación, etc.
  • En los momentos que no esté en brote puede realizar actividades de cualquier tipo, incluso muy intensas, hay atletas de élite que padecen EII.