Consejos dietéticos

Mantener un estilo de vida saludable tiene beneficios para todos. Si padece enfermedad inflamatoria intestinal llevar una vida sana también puede ayudar a controlar los síntomas de su enfermedad. 

 

CONSEJOS

  • Una dieta equilibrada puede ayudar a evitar una deficiencia nutricional.
  • La dieta no es la causa de la EII, pero ciertos alimentos pueden desencadenar que se reactive o empeoren los síntomas, estos factores desencadenantes pueden variar ampliamente entre diferentes personas y ningún tipo de alimento o bebida agrava los síntomas en todos los casos.
  • Evite las comidas abundantes, distribuya a los alimentos diarios en 5 ó 6 tomas, procurando comer pequeñas cantidades. Comiendo cada 2-3 horas. Las porciones más pequeñas le ayudaran a reducir la carga en el sistema digestivo favoreciendo una mejor digestión.
  • Si usted no encuentra relación entre un alimento y los síntomas digestivos, no es necesario eliminarlo de la dieta. La tolerancia a los alimentos puede ser distinta según se encuentre o no en “fase de brote”.
  • La dieta debe ser individualizada según la tolerancia de cada paciente. Cuando introduzca un alimento nuevo hágalo con otros que ya sabe que le sientan bien. Así podrá ir viendo cuáles son los que tolera y cuáles son los que no tolera.
  • Cuando un alimento sienta mal las molestias suelen aparecer después de 6 horas. Si las molestias aparecen al día siguiente es poco probable que sean debidas a dicho alimento.
  • Los síntomas producidos por un alimento dependen de la cantidad del mismo. Empiece con pequeñas cantidades.
  • Debe de masticar bien, comer con calma, y repose después de las comidas.
  • La dieta debe ser amplia, equilibrada y muy variada. Cuando se encuentre bien procure no comer aquello que sabe que le sienta mal.
  • Reduzca la ingesta de grasa: mantequillas, aceites, margarinas. Las grasas pueden aumentar la peristalsis intestinal.
  • Reduzca la ingesta de azúcares simples: miel zumos, pasteles, postres. Ya que pueden aumentar la probabilidad de diarrea.
  • Reduzca o evite la ingesta de leche y productos lácteos. Es necesario evitarlos cuando se produce el brote de la enfermedad y se pueden volver a incluir gradualmente en la dieta dependiendo de su tolerancia personal.
  • Evite las conservas
  • Evite las comidas saladas y picantes
  • Evite las nueces y semillas
  • Evite los edulcorantes artificiales
  • Restrinja los alimentos altos en fibra tales como las frutas y vegetales frescos y los granos enteros ya que pueden agravar los síntomas.
  • Evitar los alimentos que puedan causar gases tales como habas, col, brócoli, cafeína, refrescos.

 

La siguiente tabla sirve como orientación, y está basada en los efectos que producen dichos alimentos en la mayoría de paciente.

Alimentos frescos y congelados

Alimentos que suelen tolerarse bien

Alimentos que debe probar tolerancia

Alimentos que no suelen tolerarse bien

 Verduras

Espárragos, boniatos, endivias

Ensalada, verduras frescas, acelgas, repollo, ajo, alcachofa, apio, berenjenas, espinacas, judías verdes, pepino, remolacha, tomate, zanahoria, champiñón, setas

Cebolla, coles, coliflor, pimientos, puerros, rábanos

Legumbres

Patatas cocidas

 

Guisantes, lentejas, habas, garbanzos, habichuelas, judías, patatas fritas

Farináceos

Arroz, pastas

Pan integral, galletas

Centeno, pan muy fresco

Frutas

Manzanas, carne de membrillo, plátano.  Mermeladas de manzana, pera, plátano, limón, zanahoria

Piña, aceitunas, chirimoya, fresa, pera, dátil, uva, sandía, naranja

A lbaricoque, melocotón, ciruelas, cerezas, higos, melón

Frutos secos

 

Almendras, avellanas

Cacahuetes, coco

Huevos,
leche y
derivados

 

Leche desnatada, queso poco graso, requesón, yogurt.  Huevos pasados por agua o revueltos.  Tortilla

Leche entera, queso graso, huevos duros o fritos, manteca, mantequilla

Pescados y Mariscos

Besugo, bonito, gallo, lenguado, merluza, mero, rape, salmonete, a la plancha, a la romana o al horno

Bacalao, truchas, gambas.  Sopa de almejas, maricos o pescados

Pescado azul frito o en aceite

Carnes rojas(1)

Vaca o ternera, lengua, corazón

Jamón serrano o cocido

Tocino, carnes grasas (cerdo, cordero, pato) y fritas. Embutidos, sesos, callos, pollo frito

Postres

Dulces con poca grasa, merengue, azúcar, miel, caramelos

Bizcochos con poca grasa, flan casero

Dulces con nata o crema, churros, mantecados, helados

 

Bebidas

Manzanilla, tila, zumos de naranja y manzana

Cerveza, vino tinto, sidra, anís, té.  Zumo de pera, piña, uva, limón y naranja

Vino blanco, coñac, zumo de melocotón y albaricoque, café, chocolate, cacao

Condimentos

Sal, perejil, laurel, albahaca, tomillo, poco ajo

Nuez moscada, curry

Pimienta, pimentón, guindilla, mostaza

Salsas

 

 

Mayonesa, aceites, salsas picantes

(Tabla 1. Dietas para pacientes con Enfermedad Inflamtoria Intestinal, Colitis ulcerosa o enfermedad de Cronh. Fisterra.(1))